Comparación del café comercial y café de especialidad, ¿por qué tiene mucha más calidad el de especialidad?

Comparación del café comercial y café de especialidad,  ¿por qué tiene mucha más calidad el de especialidad?

Son muchas las diferencias entre el café comercial y el de especialidad, y se perciben muy fácilmente. 

El primer paso para disfrutar de un excelente café de especialidad es entender su valor; el segundo, probarlo por ti mismo y constatar que es cierto, que un café comercial no tiene ni punto de comparación con un café de de especialidad. Después de este post abrirás los ojos y descubrirás ante ti un montón de opciones para viajar y conectar con cada taza de café.

Especialidad

  • Se distinguen sabores y aromas del cafe
  • Se seleccionan sólo los mejores granos
  • Sin azúcar añadido. Sabo a verdadero café
  • Recién tostado, lo más fresco posible
  • Proceso artesanal, códigos éticos y medioambientales

Comercial

  • No se distinguen sabores ni aromas
  • Se usa cualquier grano y se mezcla
  • Se añade azúcar para enmascarar el sabor
  • Tostado hace meses y con un tueste excesivo
  • Proceso industrializado que busca abaratar costes

Estamos muy familiarizados con el café comercial, que es muy amargo y no permite distinguir sabores o aromas. La industria del café comercial, en su afán por abaratar costes, ha acabado por completo con la calidad del producto. Ya va siendo hora de volver a los orígenes del café, de elegir el café de verdad, el de especialidad, el que cuida cada detalle y permite que disfrutes de diferentes notas de sabor, intensidades y aromas. Un producto con gran nivel de calidad del que tienes un mundo entero por descubrir.

Cualquier café no puede ser café de especialidad. Para que te hagas una idea, para poder serlo cada café debe ser puntuado por catadores profesionales con una calificación mayor a 84 puntos sobre 100 según el SCAE. Se tienen en cuenta todos los aspectos desde el grano hasta su sabor en taza, y el café comercial está muy lejos de poder competir.

En primer lugar, el grano que se usa en el café de especialidad viene de un fruto recolectado a mano en su momento óptimo de maduración para que su sabor sea perfecto, y se separan aquellos frutos o granos con defectos. Pero para el comercial se utilizan también los frutos más verdes, los más maduros y aquellos que están dañados. Y ¿qué hacen para que ese café comercial sea bebible? Muy sencillo, le añaden azúcar, lo que conocemos como el torrefacto del café, que disimula los desperfectos en el sabor pero también elimina cualquier aroma que queramos distinguir. Por eso decimos que el café de especialidad es el verdadero café, ya que tiene el auténtico sabor y aroma del café.

Frutos del café en diferentes estados de maduración. En el café de especialidad sólo recolectamos los rojos, los que están en el punto perfecto

Otro truco que se utiliza en el café comercial para enmascarar su sabor es el tueste. Se tuesta el café más de la cuenta y se vende cuando lleva meses tostado, así que toda su calidad desaparece. Con el café de especialidad se busca justo lo contrario: tenemos una calidad de granos tan alta que queremos resaltar lo más posible el sabor y aroma del propio café, sin añadir ningún tipo de aditivo. Por eso en Origen Café tostamos los granos cada semana, y el café se mantiene fresco y con las mejores propiedades posibles. Somos transparentes: la etiqueta del café de especialidad te informa de la fecha de tueste, origen, la finca, la altura, el proceso y la variedad, pero en un café comercial no esperes encontrar estos datos.

Granos de café de especialidad tostados, que han sido cuidadosamente seleccionados

Por otro lado, cada café de especialidad se produce en fincas locales, dirigidas por familias que llevan toda la vida dedicándose al café y que llevan a cabo un proceso totalmente artesanal. Nuestra preocupación no es únicamente producir café de calidad, sino que también queremos hacerlo bien: nos regimos por consistentes códigos de responsabilidad ética y medioambiental. Los cafés tienen distintas características según su origen y nos encargamos de cuidar y destacar cada una. El café comercial, en cambio, utiliza cualquier grano de cualquier finca con un proceso muy industrializado, de modo que los costes de producción disminuyen considerablemente. Ese es el motivo por el que el precio del café comercial es menor que el de especialidad. Como ves, su valor es mucho más bajo también.

Recolección a mano en una finca local de los futuros granos de café de especialidad

Se te han quitado las ganas de beber café comercial, ¿verdad? A nosotros nos ocurrió lo mismo cuando nos dimos cuenta de qué era realmente lo que estábamos consumiendo. A partir de ahí nos hemos vuelto unos apasionados del café de especialidad, nos encanta hacer catas con nuestros amigos, o simplemente disfrutar del mejor café cada mañana y conectar con nosotros mismos. ¡No te quedes sin probarlo! En la tienda Origen podrás encontrar los mejores cafés de especialidad del mundo, e incluso ¡recibirlo en la puerta de tu casa!.

Deja una respuesta